Doctor 13: Arquitectura y Mortalidad, una crítica

yZChWGr3kn6mc5vbN9ZVWJX2o1_500

Arte de Cliff Chiang

Doctor 13: Arquitectura y Mortalidad, Una Crítica

Tengo gran afinidad por los personajes marginales. Tal vez por este motivo los grandes comics de Superman, Spiderman, Linterna Verde y otros me conmovieron e interesaron poco. Los nobles de los comics, gente como Superman, son los omnipotentes de sus mundos, inmortales y bañados en esplendor. Los personajes famosos están seguidos por enjambres de fanáticos, lectores, videntes y suplicantes. Creo que el caso de Superman sea lo más extremo. Es un hombre no-hombre, “engendrado pero no hecho” por humanos, y eso me suele alienar. Sus habilidades son cosa de otro mundo, puede volar, vivir para siempre, viajar en el espacio, poseer la fuerza sobrehumana, saltar millas… y etc. Muy bien, y qué me conecta a este persona tan rara y especial? Nada. Su grandeza no requiere mi atención, ni la obliga. Nunca he volado, ni saltado montañas, ni tengo fuerza sobrehumana. Sus experiencias no coinciden con las mias.  Lo puedo criticar aún más: su condición social de comodidad de clase media, deseos heterosexuales y vida cotidiana no me tiene nada que ver. El nacionalismo indiscutido de Superman y (y los escritores y artistas detrás de él)  también me inquieta. Si Superman fuera dios, sería un dios parcial, absurdo, imbécil – un ser de suprema habilidad física pero carente de razonamiento analítico y capacidad de percibir y decidir por sí mismo. 

Bueno, me desvio. Doctor 13 es un cómic de otra cosa, y por eso lo menciono aquí.

Doctor 13: Arquitectura y Mortalidad se trata de una banda de personajes de muy poca importancia del universo DC. Son personajes de absolutamente grado cero de fama. La comitiva incluye el doctor titular, Doctor 13, investigador de asuntos paranormales quién no cree en nada, su hija con poderes mágicas, un trogolodita francófono, un vampiro ochentero, un fantasma de la guerra civil de los estados unidos, un pirata “tirrible ordinario” y Genio Jones, niño de 4-8 añitos que puede contestar cualquier pregunta (correctamente) por el precio exorbitante de 10 centavos (25 pesos chilenos).

Se supondrían que son personajes muy limitados por su rareza, pero no es así. El gran triunfo de Doctor 13 es que la obra consigue plantear los personajes cómo seres reales y fiables en la mente del lector. En el transcurso de la narrativa de acción en las primeras páginas, descubrimos que el villano real no es el gorila nazi ni los piratas-fantasmas ni su líder Captain Fear. No, de hecho el villano es un grupo de personas cuasi-místicas enmascaradas llamadas “los arquitectos.” Los arquitectos de DC han decidido que la gente rara, olvidada e indeseada amenazan la estabilidad, razón y seriedad de su universo. La única forma de resolver el problema y estabilizar al universo es simplemente borrar los personajes más marginales – los heroes del comic Doctor 13.

Los lectores son los testigos de la lucha de los personajes de Doctor 13 para asegurar la continuación de su existencia.  En el momento de revelar la motivación real de la obra, todas las características de los personajes, sus cuerpos extraños  y modos idiolectos de hablar, cesan de ser de importancia. De aquel punto hasta la culminación de la historia, serán gente buscando algo que buscamos todos, la redención. En el gorila Julius, tenemos el símbolo más concreto y preciso del conflicto. Julius es un personaje normalmente villano de una de comics de los años 60, o sea obsoleto al extremo. Su hablar, vestuario y cuerpo físico son completamente excesivos para el nuevo universo civilizado, limpiado y íntegramente razonable de los arquitectos nuevos de DC. Bajo ninguna cicumstancia podrá sobrevivir la imposición de una nueva orden universal – y Julius lo sé, es consiente de ser pasado de moda.

En una conversación , el vampiro, Doctor 13 y Julius hablaron del la natura de ser una persona buena o mala, y el vampiro y julius decdidan que sí, una persona puede cambiar, y tener “un buen corazón.”

Doctor 13, por su parte, difiere.

Surprised

En una viñeta conmovedora, los dos personajes menos humanos del grupo, el vampiro y el gorila, miran al doctor con horror. Nos compadecemos de ellos, y queremos que todos los seres menores, los desamparados, tengan una oportunidad de vindicar la existencia.

Doctor 13 nos hace importar el destino los seres marginales, que es un logo que pocas obras de ficción, menos los cómics, pueden conseguir hacer. Doctor 13 es un logro del mundo de las historietas, y evidencia que artistas y escritores dotados pueden forjar narrativas impactantes de los personajes y escenas más exóticos e inesperados. No necesitamos, ni requeremos un mundo serio y ordenado

Nota: Si les interesa leer o saber más acerca de esta historieta/libro, pueden leer la crítca de rovok, un sitio web chileno de comics.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s